Ocean Action Hub

El proyecto GEF Humboldt, desarrollado por el Gobierno Peruano con el apoyo del PNUD, promueve el manejo sostenible de nuestro mar bajo un enfoque ecosistémico. Con este objetivo, contempla desde gestiones para adecuar políticas públicas hasta proyectos pilotos para fomentar capacidades y eliminar malas prácticas. Precisamente un piloto de esta iniciativa está generando un círculo virtuoso en Pisco, al sur de Lima, en donde se viene promoviendo la certificación de las compañías pesqueras de acuerdo a estándares internacionales para el manejo sostenible de los recursos marinos.

Una de estas empresas ―la cual apunta a convertirse en la primera exportadora de anchoveta certificada al mercado europeo— destina la etapa inicial del procesamiento a pequeñas empresas lideradas por mujeres, lo que genera un impacto positivo indirecto en la economía local.

Este es el caso de la pequeña empresa que lleva adelante Ruth Jurado, quien tiene treinta años en el negocio de procesar productos marinos. A mediados de los años ochenta, ella y su esposo comenzaron procesando concha de abanico, más adelante cambiaron a caracol y almejas, y desde hace unos años están en el rubro de la anchoveta.

En su planta de procesamiento primario de San Andrés, Jurado emplea a decenas de mujeres para descabezar los ejemplares y colocarlos en salazón, es decir, en barriles cubiertos de sal que van a permitir su conservación hasta que lleguen a la planta procesadora final. En Pisco es común que este trabajo sea realizado por mujeres, quizás por tener más cuidado y destreza en las labores manuales.

Entender la riqueza de nuestro mar significa entender también su impacto social: la industria pesquera da empleo a más de 250 mil personas en la costa peruana, de las cuales la mayoría son mujeres. La actividad de la pequeña empresa de Ruth Jurado ―que brinda empleo a unas setenta mujeres— concuerda perfectamente con una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible número cinco (ODS 5), que vela por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública.

“Tenemos a señoras jóvenes, muchas de ellas madres que se ayudan con los ingresos que obtienen aquí, pero también tenemos señoras mayores que ya no consiguen empleo en otros lugares”, comenta Jurado, cuya planta está ubicada en un amplio terreno que ha implementado de acuerdo a las estrictas normas de la Unión Europea, el mercado final de este producto. Es decir, la limpieza y el orden son fundamentales en las labores diarias.

El trabajo en la planta de procesamiento primario tiene la ventaja de que no es pesado, y permite obtener ingresos de acuerdo a la productividad. Otra ventaja es el horario: el trabajo empieza temprano y termina antes de la hora del almuerzo, lo que les permite atender a los hijos luego del colegio.

Las hermanas Deysi y Rosana Córdova Cruz, de Piura, trabajan la anchoveta desde hace tres años. Ambas bordean los treinta años y tienen hijos pequeños. El esposo de una es cargador en el mercado y de la otra es albañil y chofer. Los ingresos de ambas les permiten apoyar en ciertos gastos de la casa. “Antes trabajé en casas y restaurantes, pero ahora me siento más tranquila”, dice Rosana, quien años atrás se dedicaba al procesamiento de cangrejo. La misma sensación tiene la señora Rocío Felipa Almeyda, de 33 años, quien aprovecha la facilidad del horario a destajo para atender la crianza de dos hijos.

Algo muy parecido se vive en la planta de procesamiento final de la Compañía Americana de Conservas, una empresa que además de sus buenas prácticas de producción, ofrece a sus trabajadoras beneficios como guardería, capacitaciones en micronegocios y la posibilidad de comprar el producto a un precio preferencial. Estas mujeres, al igual que las trabajadoras de la pequeña empresa de Ruth Jurado, saben muy bien la importancia del papel que juegan en el procesamiento de la anchoveta. Y que este es un recurso que nos brinda nuestro mar que no podemos desaprovechar.

Historia recogida del libro “Una misma mirada a partir de muchas voces”, del MINAM. Fotografías: Omar Lucas

0
No votes yet
Publication date: 
26/05/2017
Publication Organisation: 
UNDP Peru
Country/ies: 
Peru
Thematic Area: 
Blue economy
Approved